miércoles, 19 de diciembre de 2007

LUGAR DE INTERÉS

Convento de Santa Catalina: a unos 2 km de la población están las ruinas del Monasterio de Santa Catalina de Siena, de la Orden de Predicadores o de Los Dominicos. Durante varios siglos fue un gran centro de cultura y espiritualidad, teniendo origen en una pequeña ermita dedicada a Santa Catalina de Siena.
En 1445, diez caballeros con un sacerdote se retiraron a hacer vida de oración y penitencia, hasta que luego, tomando fama, vinieron los frailes de Santo Domingo. Las ruinas tanto de la iglesia como del convento son de la mejor piedra labrada. Se ignora qué ha sido de sus muchas riquezas artísticas que fueron expoliadas después de la desamortización. Cuentan las crónicas que en este monasterio estuvo, camino de Yuste a la muerte del Emperador, el Cardenal Bartolomé de Carranza allá por el año 1558. Todavía se puede apreciar el claustro y la fachada principal.

Ermita de San Miguel: la ermita de San Miguel data del siglo XVIII, y alberga la imagen del Arcángel de dicho nombre. Se cree que en la antigüedad fue un hospital.

Ermita del Cristo de la pasión: la ermita del Cristo de la Pasión está junto al cementerio, a la salida del pueblo. En ella se encuentran guardadas las imágenes de Semana Santa.

Ermita del Cristo de la Salud: en esta ermita, situada en la Plaza de los Mártires, se guardan las imágenes del Cristo de la Salud, en honor del cual se celebran en el mes de julio las fiestas más conocidas y multitudinarias de Aldeanueva.

Fuente de los ocho caños: ubicada en la Glorieta de Pizarro, es la fuente más caudalosa y emblemática de la localidad.

Fuente de boticario: fuente de cantería situada en la Calle de la Renta, o coronada con un arco de medio punto en la que se puede ver a un lado del caño una calavera y al otro una cruz.

Fuente de San Miguel: manantial de aguas frías y puras, que caen a un gran pilón rectangular hecho de piedra. Se encuentra en la Calle de San Miguel, al final de la misma.

Iglesia de San Pedro Barón y Godoy: esta capilla tiene pinturas al óleo en madera. En la parte baja del retablo están representados: San Pablo, Santa Elena, Santa Bárbara y San Pedro. En el centro del Retablo encontramos una talla de San José del siglo XVIII. Arriba se encuentra una talla de un fraile Dominico, a un lado una pintura de San Francisco con sus llagas y al otro lado la aparición de la Virgen a un Dominico. Esta capilla fue construida a petición de don Pedro Parrón y Godoy, para ser enterrado allí.

Retablo Mayor: en la Iglesia de San Pedro. Antes de este retablo hubo otro más antiguo (del siglo XIII aproximadamente) que fue vendido a la Iglesia del Guijo para poder pagar el actual. El retablo, de madera dorada y policromada, fue construido en 1723. La obra pertenece al Barroco, y está compuesto de banco o pedrela, un cuerpo y ático.

Retablo del Santísimo Cristo del Sepulcro: se encuentra en la nave del Evangelio y se trata de un retablo del tipo “cascarón”, al cual acompaña una
inscripción en la urna de la imagen del Cristo que dice: "Se hizo esta obra siendo cura Don Juan de Rena y Sanabria natural de la Villa de Miajadas, año 1761". El Retablo se mandó realizar en 1758.

Retablo de San Pedro: emplazado en la Iglesia de San Pedro, en él se encuentra un Cristo Articulado clavado, del siglo XVII. Talla de San Pedro procedente del Retablo Mayor y pinturas procesionales y de ángeles.

Museo Parroquial: en el interior de la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol (siglo XVI), donde estaba situada antes la Pila Bautismal, se encuentra este museo. En él se exhiben la espléndida Cruz Procesional de plata (única en la comarca) y la Cruz de Marfil entre otros objetos de gran interés. En la sacristía de la iglesia se encuentra el cuadro del Obispo Godoy (teólogo del siglo XVI).

Plaza de toros:
antiquísima plaza de toros, de forma rectangular, que se sigue utilizando en la actualidad.